Centro camiliano

El Centro Camiliano de Humanización y Pastoral de la Salud es un organismo creado por la Orden Ministros de los Enfermos (Religiosos Camilos), en el año 1981 en fidelidad a la intuición original de su fundador San Camilo de Lelis.

Recuperar el respeto por la dignidad y sacralidad de la persona humana, la asistencia integral al enfermo y su familia, la formación humana y ética de los trabajadores de la salud y el compromiso gratuito y voluntario de los laicos al servicio de los enfermos.

MISIÓN INSTITUCIONAL


La misión del Centro Camiliano de Humanización y Pastoral de la Salud es promover una cultura de vida y de salud, la formación integral de las personas en el campo de la Pastoral de la Salud y en la Humanización del Cuidado mediante cursos, seminarios, talleres, congresos, en una opción preferencial por los pobres y enfermos, participando en la construcción de una sociedad justa y solidaria al servicio de la vida. 

VISIÓN INSTITUCIONAL


En el año 2020 será un centro de referencia en la formación humana, ética y espiritual de los profesionales y voluntarios, en la asesoría a las instituciones en los procesos de humanización del cuidado y en el acompañamiento a personas que pasan por momentos difíciles. 

Nuestros valores

El Centro Camiliano de Humanización y Pastoral de la Salud está al servicio del mundo de la salud: organismos e instituciones oficiales y privadas, Facultades de Ciencias de la Salud, Facultades de Medicina, Escuelas de Enfermería, Voluntariados.

  • Nos inspiramos en la vida y las intuiciones de San Camilo de Lelis en lo que se refiere a la humanización del cuidado de la salud y el servicio a las personas que sufren.
  • Reconocemos la dignidad, sacralidad de la persona y respeto por sus derechos.
  • Promovemos un servicio integral a la persona que sufre realizado con calidad y calidez.
  • Favorecemos un clima de fraternidad y solidaridad donde se vivan relaciones de amistad, diálogo y colaboración entre todos.
  • Estamos comprometidos con la formación continua, el trabajo en equipo, la competencia profesional, la docencia y la actualización permanente.
  • Promovemos el voluntariado como una expresión de gratitud y compromiso cristiano y responsabilidad social.
  • Reconocemos y valoramos la espiritualidad en toda persona y buscamos responder a esta dimensión respetando los credos y confesiones religiosas.